A contenidos

Mi guía preventiva

Medidas Generales de Prevención

Glaucoma: información básica

Glaucoma: información básica

El glaucoma es una enfermedad corriente cuya frecuencia aumenta con la edad. Afecta al 10% de las personas mayores de 70 años. Avanza a lo largo de los años, sin dolor ni síntomas aparentes.


Padezco glaucoma, ¿en qué consiste?

El glaucoma es una enfermedad que afecta al nervio óptico, encargado de transmitir las imágenes captadas por el ojo al cerebro.

En ausencia de tratamiento, tras confirmarse el diagnóstico, hay riesgo de pérdida de la visión.

¿Cómo se desarrolla un glaucoma?

El glaucoma crónico, también denominado "de ángulo abierto", es el más frecuente. Se desarrolla progresivamente a lo largo de los años (10-20 años), sin dolor ni síntomas aparentes. Los primeros problemas de visión son sensibles, cuando el nervio óptico ya está destruido en un 40%. Estas lesiones son irreversibles. Por lo tanto, es primordial detectar la enfermedad en una fase muy precoz para evitar que evolucione. El glaucoma agudo, también denominado "de ángulo cerrado" es menos frecuente. Aparece bruscamente y va acompañado de dolores intensos y de una reducción de la visión. Se trata de una urgencia que necesita una intervención médica inmediata. El glaucoma congénito aparece al nacer o algunas semanas después. Este tipo de glaucoma es muy poco común (1 caso de cada 5000 nacimientos).

¿Por qué he desarrollado un glaucoma?

Las causas exactas del glaucoma no se conocen muy bien. Se han identificado varios factores de riesgo que favorecen la aparición de la enfermedad entre los cuales se encuentran la presión intraocular, la edad, la ingesta de medicamentos, la miopía, los traumatismos y algunas enfermedades oculares.

¿Hay tratamientos contra el glaucoma?

Sí, hay varios tratamientos. Éstos tienen en cuenta la naturaleza de su glaucoma, el grado de severidad y su edad.

¿Puedo llevar gafas para corregir los problemas de visión ocasionados por el glaucoma?

No. En el caso del glaucoma, las gafas no permiten ni prevenir ni corregir el deterioro de la visión. Los daños del nervio óptico no pueden repararse y la pérdida del campo visual es irreversible. Por lo tanto, es indispensable respetar el tratamiento contra el glaucoma que se le haya prescrito.

Tengo 40 años, no tengo problemas de visión, pero algunos de mis familiares padecen glaucoma. ¿Debo someterme a un examen médico?

Sí, puesto que la herencia (o los factores genéticos) tiene una cierta influencia en la aparición del glaucoma. Realizarse una prueba es el único medio de detectar precozmente la enfermedad y de frenar la evolución.

Mi oftalmólogo me ha dicho que mi glaucoma se debe a una presión intraocular considerable. ¿Qué significa?

La presión intraocular (o PIO) corresponde a la fuerza ejercida por un líquido incoloro, llamado humor acuoso, contenido en la parte delantera del ojo. En condiciones normales, esta presión permite mantener la forma del ojo. El aumento de la PIO (también conocida como hipertensión intraocular o hipertonía ocular) se asocia a menudo al glaucoma. Esta presión es indolora la mayoría de las veces, salvo que aumente bruscamente como en el caso del glaucoma agudo.

Tengo un glaucoma asociado a una hipertensión intraocular. ¿Mi tratamiento me permitirá recuperar la visión normal?

No. La pérdida de la visión es irreversible, puesto que las lesiones del nervio óptico provocadas por esta hipertensión son definitivas. Sin embargo, el tratamiento prescrito por el médico para luchar contra esta hipertensión le permitirá frenar el deterioro del nervio óptico y limitar, por tanto, los daños visuales.

Sufro de hipertensión intraocular, ¿voy a desarrollar un glaucoma?

No necesariamente. La sensibilidad a la presión intraocular y el riesgo asociado de desarrollar un glaucoma varían de una persona a otra. Así, una persona que presenta una PIO superior a la normal (superior a 21 mm Hg) puede que no desarrolle un glaucoma. También puede ocurrir a la inversa: se puede desarrollar un glaucoma aunque no se padezca hipertensión ocular.

Sufro de hipertensión intraocular, pero no recibo tratamiento. ¿Es normal?

Sí. Esto significa que la hipertonía no es muy importante y que no presenta otros factores de riesgo de desarrollar un glaucoma. En su caso, su oftalmólogo ha considerado que su estado médico no necesita tratamiento sino un simple seguimiento.

El glaucoma es una enfermedad silenciosa durante largo tiempo, lo que explica que la estimación del número de personas afectadas esté muy por debajo de las cifras reales. Sin embargo, la detección es sencilla e indolora. A partir de los 40 años, especialmente si en el entorno familiar hay personas afectadas de glaucoma, es fundamental visitar regularmente al oftalmólogo.

Fecha de publicación:   15/04/10
 
 

Nuestra empresa

Oftalmológica Lazar S.L.

Especialidad Principal:
Oftalmología

Más

Contacte con nosotros

Documentos relacionados

Conozco los tratamientos para el glaucoma
Conozco los tratamientos para el glaucoma
Para hacer frente al glaucoma, segunda causa de ceguera en el mundo, hay distintos tratamientos que se seleccionan en función de cada situación médica.
Leer
Texto
GUÍA PRÁCTICA DE LA SALUD UNIDAD 16. Enfermedades de los ojos. PRESIÓN EN EL OJO. GLAUCOMA
GUÍA PRÁCTICA DE LA SALUD UNIDAD 16. Enfermedades de los ojos. PRESIÓN EN EL OJO. GLAUCOMA
El glaucoma es una enfermedad que afecta al nervio óptico, que es la parte del ojo que conduce las imágenes que vemos hacia el cerebro.
Leer
Texto
Mi oftalmólogo realiza pruebas para detectar un glaucoma
Mi oftalmólogo realiza pruebas para detectar un glaucoma
El glaucoma es una enfermedad que evoluciona la mayoría de las veces sin síntomas y que sólo se puede detectar y tratar mediante pruebas realizadas por un oftalmólogo.
Leer
Texto
Manual Merck de Información Médica para el hogar

El Manual Merck de Información Médica para el Hogar se basa en el libro de medicina más utilizado en el mundo, aunque está redactada en un estilo más directo por cerca de 300 colaboradores de primer orden.
Manual Merck de Información Médica para el hogar
Una fuente rigurosa de información médica para el paciente, disponible online y en castellano.
Manual Merck de Información Médica para el Hogar


Esta página no debe sustituir a una consulta médica.