A contenidos
Ahora se encuentra en:  Página principal  > Mi guía médica  > Tratamientos

Mi guía médica

Tratamientos

Lentes de contacto

Lentes de contacto

Para corregir un defecto de la vista, aparte de las gafas también existen las lentes de contacto. Están hechas de material plástico y flotan directamente en el fluido lagrimal del globo ocular. De este modo, se pueden dejar a un lado las gafas, molestas a veces, aunque las lentes de contacto exigen mayores cuidados. Quienes se decidan por las lentes de contacto, deberán acudir al oftalmólogo para que valore su indicación y le recomiende las más adecuadas.


¿Qué ventajas ofrecen las lentes de contacto?

  • Mientras que las gafas reposan sobre el puente de la nariz (y por tanto quedan separadas del ojo), las lentes de contacto corrigen el defecto de visión directamente desde el ojo. De este modo, son preferibles sobre todo para practicar deporte: no se empañan ni resbalan, y desaparece el molesto campo de visión limitado de las gafas. Muchas de las personas que llevan lentes de contacto afirman que pueden ver con nitidez dentro del campo de visión.
  • Y otra ventaja es que con las lentes de contacto, se pueden corregir casi todos los defectos visuales, incluso los producidos por causa de irregularidades en la córnea que no pueden neutralizarse con unas gafas.

Exploración médica previa

  • No deben comprarse lentes de contacto genéricas, sino que se deben elegir de manera individualizada. Unas lentes de contacto erróneas pueden causar daños al ojo que, por ejemplo, podrían llegar a reducir el suministro de oxígeno a la córnea. Así pues, el oftalmólogo comprueba durante el examen previo si se cumplen todas las condiciones previas para poder utilizar lentillas. Por ejemplo, el tipo de lentes de contacto debe ir en consonancia con la curvatura individual de la córnea del usuario. Para ello, el médico estudia la córnea al mínimo detalle y puede elegir unas lentillas individualizadas con el diámetro óptimo.

Lentes de contacto blandas

  • Básicamente, existen lentes de contacto blandas y duras (o también llamadas rígidas). Las lentes blandas cuentan con la ventaja de que son más cómodas. Por lo general, en la primera prueba suelen resultar muy cómodas. Casi no se notan y se ajustan de manera adecuada, puesto que se adaptan de inmediato a la superficie corneal. Sin embargo, no sirven para todo tipo de defectos de visión.
  • Asimismo, en el caso de las lentillas blandas existe una gran oferta de lentes desechables que el usuario puede sustituir por otras nuevas a diario, semanal o mensualmente. Por lo general, cuentan con un diámetro y unas opciones de corrección uniformes. Por ese motivo no suelen ser adecuadas para todos los ojos. El oftalmólogo sabe indicar cuáles son las lentillas adecuadas para cada persona.

¿y las lentes de contacto duras?

  • Las lentillas duras son recomendables para ciertos defectos de visión, en especial para los casos donde la curvatura de la córnea es muy pronunciada. Además, los ojos secos suelen tolerar mejor las lentillas duras, puesto que dejan pasar el oxígeno con más facilidad. No obstante, el término "duras" es erróneo: Actualmente, las lentillas "duras" se fabrican a partir de materiales plásticos que son algo flexibles y adaptables, de ahí el término "rígidas". Antiguamente, las lentillas duras estaban hechas de cristal.
  • Durante la fase de adaptación, el usuario suele percibir las lentes de contacto duras como un cuerpo extraño. Esa sensación suele desaparecer rápidamente si se llevan con regularidad.

Una higiene adecuada

  • El contacto directo de las lentes de contacto con el ojo exige ciertos cuidados y el cumplimiento de varias reglas. Las lentillas deben limpiarse y desinfectarse con frecuencia. Las lentillas pequeñas de plástico flotan en la película lagrimal y se ensucian todos los días con partículas de suciedad y bacterias. Además, el flujo lagrimal contiene sustancias que se fijan a las lentillas, como sales, proteínas o grasas. Por lo tanto, es imprescindible llevar un cuidado meticuloso de las lentillas. También es importante que el producto de limpieza resulte idóneo para los ojos, el flujo lagrimal, las lentillas y las peculiaridades y costumbres del usuario. De lo contrario, lo más posible es que los ojos sufran irritaciones.
  • Hay que llevar mucho cuidado con las ofertas no cualificadas realizadas por Internet. Sin asesoramiento médico, no se deberían llevar lentes de contacto.
  • Las personas que utilizan lentes de contacto deben acudir a revisiones regulares, según la recomendación de su oftalmólogo

En este sentido, se debe tener en cuenta:

  • las citas necesarias de revisión con el oftalmólogo deben cumplirse sin falta. ¡No espere a ir al médico cuando ya sienta molestias!
  • El médico deberá adaptar las lentes de contacto. Él sabrá qué tipo de lentilla es la mejor para sus ojos.
  • Respete la higiene adecuada. ¡Limpie y desinfecte las lentillas a fondo cada vez que se las quite!

Fecha de publicación:   21/01/11
Fecha de modificación:  15/04/10
 
 

Nuestra empresa

Dr. Ernesto Moreno Molina

Oftalmología

Tratamiento


Manual Merck de Información Médica para el hogar

El Manual Merck de Información Médica para el Hogar se basa en el libro de medicina más utilizado en el mundo, aunque está redactada en un estilo más directo por cerca de 300 colaboradores de primer orden.
Manual Merck de Información Médica para el hogar
Una fuente rigurosa de información médica para el paciente, disponible online y en castellano.
Manual Merck de Información Médica para el Hogar

Esta página no debe sustituir a una consulta médica.