A contenidos
Ahora se encuentra en:  Página principal  > Mi guía médica  > Enfermedad

Mi guía médica

Enfermedad

El médico y su papel en la innovación digital.

El médico y su papel en la innovación digital.

 En la serie televisiva “The Knick” se cuenta la historia de un hospital de Nueva York de principios del siglo XX, el Knickerbocker, un centro al amparo de la filantropía de un grupo de millonarios. La trama principal tiene que ver con las pasiones y adicciones de uno de sus cirujanos, el eminente doctor John W. Thackery. A lo largo de sus capítulos se puede ver cómo se transforma la vida del hospital, y cómo llegaban al él muchas innovaciones, y de muy diferente tipo. Innovación era generar una nueva técnica quirúrgica, exhibida ante la grada docente del quirófano. También los primeros aparatos de rayos X, que aparecían de la mano del comercial de una empresa pionera. O un sistema de respiración asistida, o una forma diferente de diseñar una gráfica de evolución de un paciente, o un nuevo remedio farmacológico. Pero también era innovación la electrificación de los pabellones, inversión que se abordaba tras acuerdo del consejo de rectores una vez escuchados los cirujanos. Había algo común en todo lo nuevo que llegaba: siempre se identificaba el papel de un médico que decidía que aquella novedad tenía un sentido y una presumible utilidad clínica. El médico era la medida de todo. La bata blanca estaba detrás.


En la serie televisiva “The Knick” se cuenta la historia de un hospital de Nueva York de principios del siglo XX, el Knickerbocker, un centro al amparo de la filantropía de un grupo de millonarios. La trama principal tiene que ver con las pasiones y adicciones de uno de sus cirujanos, el eminente doctor John W. Thackery. A lo largo de sus capítulos se puede ver cómo se transforma la vida del hospital, y cómo llegaban al él muchas innovaciones, y de muy diferente tipo. Innovación era generar una nueva técnica quirúrgica, exhibida ante la grada docente del quirófano. También los primeros aparatos de rayos X, que aparecían de la mano del comercial de una empresa pionera. O un sistema de respiración asistida, o una forma diferente de diseñar una gráfica de evolución de un paciente, o un nuevo remedio farmacológico. Pero también era innovación la electrificación de los pabellones, inversión que se abordaba tras acuerdo del consejo de rectores una vez escuchados los cirujanos. Había algo común en todo lo nuevo que llegaba: siempre se identificaba el papel de un médico que decidía que aquella novedad tenía un sentido y una presumible utilidad clínica. El médico era la medida de todo. La bata blanca estaba detrás.

 

La innovación médica y sanitaria tiene múltiples expresiones, en efecto, y cada vez más. Hasta no hace mucho llegaba a las organizaciones sanitarias a través de dos vías. Una era la endógena, la ingente innovación que se originaba como consecuencia del trabajo de quienes ejercían profesionalmente junto al paciente. Fruto de la necesidad de mejorar procedimientos, abordajes clínicos, técnicas o terapias. El otro origen es el de los proveedores externos, generalmente grandes empresas que proporcionan tecnologías diagnósticas, productos sanitarios o medicamentos. La conjunción y complementariedad de ambas fuentes es lo que ha hecho progresar a la sanidad en las últimas décadas, y el origen de un aumento impresionante en la capacidad de ser más efectivos en la lucha contra la enfermedad.

Pero este esquema está cambiando con la digitalización. Fundamentalmente porque hoy es posible generar soluciones nuevas a viejos problemas con elementos que están al alcance de cualquiera que tenga una inquietud por crear una diferente manera de hacer las cosas. El ejemplo de las aplicaciones para móviles es muy evidente, pero hay otros muchos en el área de los dispositivos, los sistemas de control y gestión de los casos o los canales por los que se puede distribuir la asistencia sanitaria. Hay ideas poderosas que se traducen exclusivamente en líneas de código de programación, y que pueden proporcionar abordajes nuevos en el campo de la prevención, el diagnóstico, el tratamiento o la rehabilitación. Por tanto, hay gente que nunca se ha puesto una bata blanca y que llega con propuestas innovadoras de gran impacto potencial.

Dónde queda el médico, según la AMA .

La pregunta que surge es si el médico va a tener que conformarse con un papel pasivo ante la llegada de de la innovación digital, si sólo ha de participar en las etapas de validación y uso a pie de cama, o si por el contrario puede ser el gran promotor y gestor de la innovación en el entorno en el que ejerce.   

Precisamente ésta es una reflexión que se está haciendo la American Medical Association, desde el país en el que más innovación se genera, organización que en los últimos años ha dedicado muchos recursos para fomentar la innovación positiva en salud digital y asegurarse de que sea dirigida por médicos siempre que sea posible.

Meg Barron, directora de estrategia de salud digital en AMA, hablaba de esto recientemente. “Queremos ayudar a enderezar la nave, o hacer que la nave vaya en la dirección correcta, tanto como posible." Se refería a la manera en la que los médicos son tomados en muchas ocasiones como un agente secundario en el diseño de aplicaciones o soluciones digitales, cuando al final va a tener que ser él quien desarrolle su uso y experimente su aplicabilidad.

 Hace dos años, AMA realizó una encuesta a 1.300 médicos sobre el uso de la salud digital, el nivel de entusiasmo que producía y las barreras que se percibían para su adopción. También convocaron una cumbre a principios de este año para conocer qué es lo que ayudaría a los médicos a asumir la responsabilidad del desarrollo y la implementación de las herramientas digitales. De estos estudios han surgido dos iniciativas principales: la Physician Innovation Network, una herramienta diseñada para conectar a médicos y emprendedores del campo de la salud, que fue presentada el año pasado en una reunión específica llamada Connected Health Conference, y una monografía sobre puesta en práctica de la salud digital, que la asociación prevé publicar próximamente. Estos son sólo dos ejemplos de una nueva orientación actitudinal de la AMA, que según Barron ahora está pensando en clave tecnológica en todos los aspectos de sus actuaciones, y especialmente en cómo ésta impacta en la práctica médica.

Actualmente, más de 2.600 médicos y más de 1.300 pequeñas empresas conforman los 4.000 usuarios de la plataforma AMA Physician Innovation Network, que está diseñada para ayudar a generar conexiones entre estos dos ámbitos de diversas maneras. La plataforma es multifacética, ya que permite que los usuarios de ambos lados se busquen entre sí, pero también crea espacios comunitarios compartidos, similares a los de Facebook, donde pueden debatirse temas más amplios sobre innovación en salud. AMA ha comenzado a ofrecer paneles virtuales en la plataforma donde se pueden plantear preguntas a los expertos, y ha agregado un portal de blogs con contenido generado por sus usuarios de forma más extensa, así como un calendario de eventos.

Según la AMA, la tecnología está dando una nueva forma a los tres arcos estratégicos de los que más se preocupan las asociaciones profesionales: reinventando la educación médica, ofreciendo nuevas opciones para el manejo de las enfermedades crónicas, y reduciendo las cargas administrativas y muchas disfunciones del sistema sanitario actual. La bata blanca siempre ha sabido identificarse con la innovación.
 

             

 


Creado por:  Dr. JORGE A. CORDERO VALERA

Fecha de publicación:   11/10/18
 
 

Nuestra empresa

Dr. JORGE A. CORDERO VALERA

Gestión Hospitalaria

Mis áreas de interésTratamientoContacte conmigo

Manual Merck de Información Médica para el hogar

El Manual Merck de Información Médica para el Hogar se basa en el libro de medicina más utilizado en el mundo, aunque está redactada en un estilo más directo por cerca de 300 colaboradores de primer orden.
Manual Merck de Información Médica para el hogar
Una fuente rigurosa de información médica para el paciente, disponible online y en castellano.
Manual Merck de Información Médica para el Hogar


Esta página no debe sustituir a una consulta médica.