A contenidos
Ahora se encuentra en:  Inicio

Conducir con visión reducida: información básica

Conducir con visión reducida: información básica

La conducción de un automóvil en caso de deficiencia visual implica un problema de seguridad para uno mismo y para el entorno. La posibilidad de conducir debe tratarse caso a caso, según el tipo de deficiencia, su evolución y las necesidades.


¿Cuáles son los criterios de evaluación de la capacidad de conducir?

En la conducción de un automóvil entran en juego dos características de la visión: la agudeza visual central (es decir, la precisión de la vista), y el campo visual (es decir, la capacidad de ver a cada lado). Para obtener el permiso de conducir A o B (el más común), estas características no pueden estar por debajo de un cierto límite. La agudeza visual se mide por la lectura de un cuadro de cifras o letras, colocado al menos a 4 metros de distancia, con las gafas puestas. Se anota en décimas (tamaño de los caracteres leídos). Para conducir un automóvil se requiere una agudeza visual de al menos 6/10 para uno de los dos ojos si el otro tiene 1/10 o menos, y de al menos 5/10 con los dos ojos. El campo visual, es decir, el espacio cubierto por los dos ojos, debe ser igual o superior a 120° en horizontal y 60° en vertical. Para obtener un permiso de conducir C, D y E, la agudeza visual no puede ser inferior a 8/10 para el mejor ojo ni inferior a 5/10 para el menos bueno, siempre con las gafas puestas. No se permite ninguna alteración del campo visual.

¿Hay que examinarse la vista para obtener el permiso de conducir?

No, pero hay un proyecto de ley que trata este aspecto y que se está estudiando actualmente en el Senado. Por el contrario, se requiere que indique en el formulario de solicitud del permiso de conducir si lleva gafas o lentillas, si ha perdido la visión de un ojo o si sufre una afección susceptible de ser incompatible con la conducción. Ésta es una declaración jurada y toda ocultación estará expuesta a persecución judicial. Si en las "restricciones de uso" del permiso de conducir consta que debe llevar gafas, deberá ponérselas durante la conducción. No llevarlas se considerará infracción. Si en su permiso de conducir no consta que deba llevar gafas, no tiene ninguna obligación de ponérselas mientras conduce.

Sufro problemas de visión de noche, ¿puedo conseguir el permiso de conducir?

No. Este problema (denominado hemeralopía) es incompatible con la conducción de un automóvil.

Padezco daltonismo. ¿Es compatible con la conducción de un automóvil?

Sí. Normalmente, los problemas de visión de los colores (o daltonismo) no son contraindicaciones para la conducción.

Tengo un glaucoma. ¿Puedo seguir conduciendo?

El glaucoma lleva a una constricción progresiva del campo visual y a un descenso de la agudeza visual debido a la degradación asociada al nervio óptico, lo cual puede ser muy perjudicial para su seguridad y la de su entorno. Por lo tanto, es preferible consultar al oftalmólogo, quien le aconsejará según sus capacidades visuales y, especialmente, las medidas de su campo visual.

Uno de mis padres, en edad avanzada, tiene problemas visuales. ¿Qué le puedo aconsejar?

La alteración de la visión es típica entre las personas mayores. Puede recomendarle que su oftalmólogo le revise la vista. Éste podrá evaluar si está o no en condiciones de conducir y aconsejarle al respecto. De todos modos, no espere mucho de esa visita. El oftalmólogo, o cualquier otro médico, no puede prohibir la conducción ni informar a las autoridades del problema. Un trámite de ese tipo supondría una violación del secreto médico. Dejar de conducir quedará a la libre valoración del interesado. El único recurso posible es la prescripción de un control por parte de la jefatura de tráfico. Si usted realiza la petición y si la jefatura lo estima útil, este control dará lugar a la convocatoria de la persona para que se realice una evaluación. En principio, la jefatura no puede exponer los motivos de esta evaluación. Una vez emitida, la decisión de la jefatura puede suponer la retirada del permiso de conducir por deficiencia visual.

Mi vista disminuye y debo seguir conduciendo por mi actividad profesional. ¿Qué puedo hacer?

Por su seguridad y la de las personas que transporta o con las que se cruza, es obligatorio consultar a un especialista. Este evaluará su afección y la importancia del problema que conlleva. En el caso de que no sea posible seguir conduciendo, y en función del problema, el médico podrá considerar con usted las distintas posibilidades que le permitan conservar la autonomía (transporte especializado, ayuda de un auxiliar de enfermería, etc.).

El 90% de la información necesaria para conducir es visual y el 20% de los accidentes de tráfico están relacionados con un defecto de la visión. Francia no cuenta con una legislación restrictiva sobre este punto. Se exige a cada conductor que garantice su seguridad y la de los demás. Toda ocultación de un problema importante de la visión está expuesta, en caso de accidente, a diligencias judiciales y a la anulación de las garantías del seguro. Por lo tanto, es obligatorio realizar revisiones de la vista periódicamente y, en caso de deficiencia importante, hay que considerar el momento oportuno de renunciar a conducir.

Fecha de publicación:   14/04/12
Fecha de modificación:  15/04/10
 
 

Nuestra empresa

Dr. JOSÉ MARÍA REQUENA JIMÉNEZ

Oftalmología médica y quirúrgica

TratamientoContacte conmigo


Manual Merck de Información Médica para el hogar

El Manual Merck de Información Médica para el Hogar se basa en el libro de medicina más utilizado en el mundo, aunque está redactada en un estilo más directo por cerca de 300 colaboradores de primer orden.
Manual Merck de Información Médica para el hogar
Una fuente rigurosa de información médica para el paciente, disponible online y en castellano.
Manual Merck de Información Médica para el Hogar


Esta página no debe sustituir a una consulta médica.