A contenidos
Ahora se encuentra en:  Inicio  > Guía preventiva  > Prevenir complicaciones

Guía preventiva

Prevenir complicaciones

Me hago revisiones periódicas de la vista en el oftalmólogo

Me hago revisiones periódicas de la vista en el oftalmólogo

Se aconseja encarecidamente una consulta periódica en el oftalmólogo para permitir un seguimiento regular de la vista.


¿Puedo acudir a la consulta del oftalmólogo directamente sin pasar por mi médico de familia?

En el marco de la reforma del seguro médico, la consulta en el oftalmólogo es de acceso directo. Por lo tanto, no es necesario pasar por el médico de familia. Por otra parte, éste último, en algunas situaciones, puede optar por derivarle a un oftalmólogo para que le aconseje. 

¿Con qué frecuencia debo acudir a la consulta del oftalmólogo?

A partir de 45 años, se recomienda revisar la vista periódicamente. Concretamente, se recomienda un chequeo completo cada 2 o 3 años. Estos chequeos periódicos son importantes, ya que permiten detectar, por ejemplo, un principio de glaucoma, enfermedad grave de la visión que puede acabar en la pérdida total de la misma. Si se actúa pronto, es posible conservar la vista.

¿Hay casos en que las visitas deban ser más frecuentes que otros?

Se debe solicitar una consulta  cuando se note un problema en los ojos: un trastorno de la visión de cerca o de lejos, un ojo rojo o doloroso, etc. Algunas enfermedades como la diabetes, el exceso de colesterol o el sobrepeso favorecen el desarrollo de problemas visuales y exigen una revisión más frecuente de los ojos. Por otro lado, si algún familiar sufre glaucoma, se recomienda especialmente realizar revisiones periódicas de los ojos. En ese caso, las visitas al oftalmólogo pueden ser más seguidas, de manera que se pueda realizar un mejor seguimiento.

¿Qué buscará el oftalmólogo?

Si el motivo de la visita es un defecto de la visión, le colocará un aparato llamado refractómetro en los dos ojos. Este aparato estudia las curvaturas del ojo para determinar la potencia de las lentes correctoras que posiblemente haya que fabricar. 

Después, se realizará el examen atento del ojo mediante una lámpara de aumento (la lámpara de hendidura o biomicroscopio) para verificar que no se trate de un problema de córnea o del cristalino.

La tensión ocular, es decir, la presión que se ejerce en el interior del ojo, se mide posteriormente para detectar un posible glaucoma. Para ello, se utiliza un tonómetro por contacto o por aire a presión. Éste expulsa un chorro de aire en el ojo y mide la deformación provocada que es proporcional a la presión ejercida en el interior del ojo.  Como mucho, la prueba es desagradable pero indolora.

También se puede realizar un examen de fondo del ojo con o sin dilatación de la pupila mediante gotas para visualizar el estado de la retina, de los vasos sanguíneos y del nervio óptico. Si se realiza un examen de fondo del ojo con una dilatación de la pupila, no podrá conducir durante las dos horas posteriores a la prueba.

A partir de los 45 años, se aconseja realizar una revisión periódica de la vista cada 2 o 3 años. Mediante exámenes periódicos indoloros se pueden prevenir la aparición de enfermedades capaces de deteriorar la vista de manera, a veces, de una manera irreversible.

Fecha de publicación:   15/04/10
 
 

Nuestra empresa

Dr. JOSÉ MARÍA REQUENA JIMÉNEZ

Oftalmología médica y quirúrgica

TratamientoContacte conmigo

Documentos relacionados

Descubrir por qué una imagen se forma o no nítidamente
Descubrir por qué una imagen se forma o no nítidamente
El ojo es un órgano constituido por un conjunto de receptores sensibles a la luz, que la convierten en mensajes nerviosos transmitidos al cerebro. En ocasiones, ciertos defectos pueden obstaculizar la interpretación de la luz.
Leer
Texto
Desprendimiento de retina: primeros síntomas de advertencia
Desprendimiento de retina: primeros síntomas de advertencia
El desprendimiento de retina provoca que la capa del ojo sensible a la luz se desprenda de su sustrato. La capacidad de visión empeora cada vez más, hasta derivar en ceguera. Cuanto antes se detecte y se trate el desprendimiento de retina, mayor será la posibilidad de curación. Los síntomas que advierten de la necesidad de acudir al médico son los destellos luminosos, las manchas oscuras en la parte frontal de los ojos, así como una sombra al lado o en la parte inferior del campo visual.
Leer
Texto
GUÍA PRÁCTICA DE LA SALUD UNIDAD 16. Enfermedades de los ojos. ALTERACIONES DE LA VISIÓN. PÉRDIDA DE VISIÓN
GUÍA PRÁCTICA DE LA SALUD UNIDAD 16. Enfermedades de los ojos. ALTERACIONES DE LA VISIÓN. PÉRDIDA DE VISIÓN
Una persona con mala visión es aquella que no ve lo que necesita ver. Generalmente no es un diagnóstico, sino una consecuencia de diferentes problemas oculares. En esta situación es difícil realizar muchas de las tareas diarias, como leer, hacer las compras, cocinar, ver la televisión o escribir. Generalmente a partir de los 40 años se necesitan gafas para poder coser y leer.
Leer
Texto

Manual Merck de Información Médica para el hogar

El Manual Merck de Información Médica para el Hogar se basa en el libro de medicina más utilizado en el mundo, aunque está redactada en un estilo más directo por cerca de 300 colaboradores de primer orden.
Manual Merck de Información Médica para el hogar
Una fuente rigurosa de información médica para el paciente, disponible online y en castellano.
Manual Merck de Información Médica para el Hogar


Esta página no debe sustituir a una consulta médica.